Volver a Galería

Galería

Ofrecemos al coleccionista asesorías para la gestión de colecciones (compra, venta, encargos) mostrando una visión general del mercado y una variada gama de alternativas a fin de satisfacer sus necesidades con obras de artistas de su interés, ayudándole a definir el perfil de su colección en función de sus gustos y presupuesto.

Rafaela Baroni

El Nazareno

  • Ficha Técnica

2012

Acrílico sobre tela

67 x 43,5 cm.

Firma abajo a la derecha (Aleafar)

Procedencia: Taller del artista

 

Rafaela Baroni

(Mesa de Esnujaque, estado Trujillo. 1935) Escultora. Hija de Francisco Baroni, agricultor inmigrante italiano y de María Miliani, nativa de Jajó (Estado Trujillo). Aunque aprende de su madre la costura y la elaboración de figuras religiosas en yesca (madera sacada del corazón del tronco de árbol), su formación artística es autodidacta y su fe religiosa y orientación artística definen su obra. En 1946 sufrió su primer ataque cataléptico, luego del cual se comienza a hablar en Jajó del "Milagro de Rafaela". A mediados de los años sesenta conoce a Rogelio Albornóz con quien contrae segundas nupcias. En 1972 es trasladada a un hospital psiquiátrico en la ciudad de Caracas, donde pierde la visión y permanece siete meses recluida; en esta etapa desarrolla la habilidad de tejer con los dedos y sin agujas. En 1974 comienza a tallar la madera como agradecimiento a la Virgen del Espejo, quien le habría devuelto la vista. Al año siguiente realiza una segunda talla, a mayor escala, de Nuestra Señora del Espejo, la cual adorna con ropa y accesorios elaborados por ella misma. Desde entonces se le comienza a conocer como "Señora de la Virgen" y empieza a ejecutar formalmente figuras religiosas así como a participar en otras expresiones artísticas: pinta murales, canta, escribe poemas, realiza actos teatrales y elabora tanto el vestuario como los adornos que exhiben sus trabajos.   Sus obras, tanto pictóricas como escultóricas, se insertan dentro de las características del arte popular, con colores planos, brillantes, bien definidos, que delimitan las figuras y las separan del fondo. Rafaela Baroni trabaja con pintura a base de aceite, y tras sumergir sus tallas tres o cuatro días en querosén, las deja secar antes de ponerles una o dos manos de barniz. Además, también crea el espacio donde habitan sus personajes que giran en torno al tema de la religión y la muerte. Para su trabajo escultórico utiliza madera (saquisaque, cedrillo, caoba o naranjo) y raíces. En 1979 realiza su primera exposición en el Palacio de Gobierno de Mérida. A finales de los años setenta, comienza a crear en su casa de Boconó el Museo del Espejo, con una capilla dedicada a la virgen, una sala con diversas obras y objetos que incluyen su propio ataud, y otro ambiente con un pesebre de tamaño natural.   En 1985 realiza "La mortuoria", instalación permanente del Museo del Espejo: un ataúd donde reposa su autorretrato tallado y que, en actos públicos, llamados "El entierro", ocupa ella en lugar de su réplica. En 1991 se traslada a Isnotú (Estado Trujillo), acompañada de su hijo Marco Tulio Sánchez, donde desarrolla el Centro Cultural Los Ojos del Búho. En 1993, con motivo de su exposición en el MACCSI, Sofía Imber escribió acerca de la artista: "su actividad de talladora de imágenes sagradas, pájaros y figuras mágicas, está envuelta en una aureola de múltiples acentos que recorren, desde dotes de hacedora de milagros y facultades premonitorias, Ángel Loro, Señora de la Virgen, hasta extraordinarias habilidades para organizar eventos festivos tradicionales y teatrales en su pueblo de Boconó, preparar a los difuntos y dirigir los rezos de tales ocasiones. Pero lo más importante en ella es la síntesis que logra entre religiosidad, intuición y talento artístico" (1993).   Ha obtenido importantes distinciones, entre las que destacan el Premio Nacional de Arte Popular (1988) y la Mención especial, Premio AICA, Capítulo Venezuela (1991)
Otras obras del Artista