El abasto de Don Pedro

 

“El arte en tiempos de crisis cumple su función a la perfección en todo momento y circunstancia…siendo fiel testigo de la época en la que se desarrolla, el artista basa su obra en aquello que su visceralidad más profunda le impulsa”

Joan Lluís Montané

 

Las pulperías -cuyo origen data hacia mediados del siglo XVI en Hispanoamérica-, fueron los establecimientos comerciales precursores de lo que hoy en día conocemos como abastos, bodegas y supermercados. En Venezuela, estos establecimientos abastecían a los pobladores de los productos indispensables para la vida cotidiana: alimentos, bebidas, velas, herramientas y hasta medicinas y telas.

 

En la actualidad, Venezuela vive una grave situación de desabastecimiento en los rubros de medicinas y alimentos, por mencionar algunos, debido a las políticas económicas establecidas por el gobierno venezolano, ocasionando que los ciudadanos se vean obligados a pagar sobreprecios por los productos básicos y a realizar largas colas para poder adquirirlos en los exiguos anaqueles de estos locales comerciales.

 

Sobre esta lamentable e injusta situación que padecen diariamente los venezolanos, es que el joven artista Pedro Domínguez – Jotashock (Valencia, estado Carabobo. 1984), ha reflexionado y comenta:

 

“Este trabajo es un reflejo de la realidad en la que vivimos los venezolanos actualmente. He recreado en spray, varios productos primordiales en la vida de cualquier habitante del país, como crítica a la escases y al hecho de tener que racionar lo poco que conseguimos. El spray es ideal para expresar esa idea ya que al rociar una delgada capa se podría economizar mucho más el producto y alargar su vida útil…hay productos como la harina de maíz, la leche en polvo y los detergentes, que llaman la atención aunque no se ven tan extraños contenidos en una lata de spray. Otros resultan un poco insólitos e imposibles, como por ejemplo el papel higiénico o las toallas sanitarias”

 

Egresado del Instituto Universitario de Tecnología Antonio José de Sucre y de la Escuela de Artes Plásticas Arturo Michelena, cursa actualmente la Licenciatura en Artes Plásticas en la Facultad de Ciencias de la Educación, de la Universidad de Carabobo. Se considera a sí mismo un artista plástico con especialidad en el arte urbano, enfocado en murales elaborados con spray, esténcil y etiquetas, pero incursionando a su vez en los formatos convencionales como la pintura sobre tela o papel con materiales como acrílicos, óleos y acuarelas.

Descrito como un artista pop, enfocado en el surrealismo e inspirado en la vida, la cultura popular y el comic; Jotashock expresa su crítica social en las obras que realiza, “trabajar en la calle me permite expresar mi mensaje en el espacio público y mantener ese contacto directo necesario con el transeúnte”. Sin embargo, participa paralelamente en exposiciones convencionales, porque cree firmemente que al llevar el trabajo de la calle al museo, lo acerca a otros públicos. Ha participado en diversas exposiciones, destacándose la realizada en el año 2014 en la Galería Universitaria Braulio Salazar de la Universidad de Carabobo, en la Bienal 67 Salón Arturo Michelena, donde obtuvo el Premio Antonio Edmundo Monsanto con su obra titulada “El abasto de Don Pedro. Aquí si hay. (De la Serie rocíe y listo)”. Donde destacó, en latas de spray intervenidas, 50 productos de la cesta básica venezolana íconos de la cultura pop del país que hoy en día se encuentran escasos. A esta serie, el artista le ha ido incrementando nuevos diseños contando en la actualidad con 80 reconocidas marcas en ediciones limitadas, numeradas y firmadas de 25 piezas por marca.

 

Con una evidente influencia de artistas como Andy Warhol o Mr. Brainwash, Jotashock toma los elementos descartables de su acción artística callejera (envases de aerosol) y los interviene con la imagen de los íconos comerciales de consumo venezolano. En tal sentido comenta: “tomo el envase una vez que fue utilizado en la realización de un grafiti, por ejemplo, y lo intervengo con las imágenes de marcas populares de consumo cotidiano del venezolano. Así, elaboro en programas computarizados de edición la imagen desde cero, es decir, levanto toda la imagen de las diversas marcas incluyendo los textos, imprimo y cubro las latas previamente tratadas para conseguir un aspecto lo más industrial-comercial posible, como si se tratase de un producto original con esa presentación en spray”

 

La obra de este joven artista ha sido reconocida en diversos escenarios, tanto de confrontación (Bienal Salón Arturo Michelena, Salón de Arte Aragua, Bienal Salón Nacional de las Artes del Fuego, entre otros), como en sus acciones espontáneas de calle, tanto a nivel nacional como internacional. También ha participado, como artista invitado, en proyectos curatoriales de diversas organizaciones e instituciones destacando el Hamburg Art Week (Alemania), Festival de Hip Hop (Colombia), Velada de Santa Lucía, Gabinete del Dibujo y de la Estampa, Salón Jóvenes con FIA, Galería Universitaria Braulio Salazar, Museo Alejandro Otero, Skate Park, entre otros.

 

Su presencia en escenarios internacionales, le han permitido evidenciar de primera mano, otra triste realidad que afecta a los venezolanos: el dramático proceso migratorio sufrido durante estos 15 años. “Los venezolanos que han debido irse del país en búsqueda de nuevas y mejores posibilidades de vida, debido a la lamentable situación política, social y económica del país, llevan en sus maletas algunos de estos escasos productos de la cesta básica del venezolano. Son marcas que están inscritas en nuestro ADN colectivo”, afirma el artista. Recuerdos de sabores, olores y momentos que los retraen a su tierra natal y celebran, con esperanza, una nueva oportunidad de regreso y bienestar.

 

De esta manera, la obra “El Abasto de Don Pedro…”, evoca de forma directa en nuestra conciencia perceptiva, emociones asociadas a los sistemas sensitivos de nuestro cuerpo, recreando olores, experiencias y sabores de nuestro país, otorgándole cualidades vivenciales al objeto que nos ocupa.

 

“En cada obra, busco esa conexión con el otro, con mi coterráneo, el que vive, padece y disfruta las mismas penas y alegrías que yo, el que día a día trabaja honradamente y sin descanso por un país mejor. Siempre diré lo que tenga que decir aunque eso, en algunas ocasiones, incomode, perturbe o desagrade”, Jotashock.

 Se Habla Arte

 

* Todas las citas del artista, fueron obtenidas mediante entrevista realizada en el año 2014