(La Habana, Cuba. 1966 / Reside y trabaja en Valencia, estado Carabobo)

 

Hijo de Hildeliza Enríquez y Randolfo Larzábal. Realizó estudios de dibujo y pintura en el Museo Ernest Hemingway de La Habana, entre 1978 y 1980. Radicado en Venezuela desde 1981, aprende cerámica en el Cemic (1993) y, entre los años 1997 y 1998, realiza un taller de collage en el MBA y asiste al taller de dibujo y pintura dictado por Octavio Russo en San Antonio de los Altos (estado Miranda). Su actividad artística se inicia en 1993, con esculturas de mediano formato modeladas en gres, terracota, hierro, arcilla y cemento con aplicaciones de tintas y pigmentos. En 1997 recibe el Premio Armando Reverón en el LV Salón Arturo Michelena con la instalación “Asere ¡que vacilón!…” y, en 1999, el Premio Antonio Edmundo Monsanto en el LVII Salón Arturo Michelena con el ensamblaje “Al mal tiempo buena cara”, realizado con cartón revestido con poliuretano. En 2000 forma parte de la muestra “Dimensiones variables” (GAN), con “Claroscuro”, una instalación estructurada con bandejas de cartón. En 2001 participó en la IV Bienal Barro de América (MBA), “Happening extremo 5” (MAO), “Referencias en el arte: tres dimensiones. Premios Andrés Pérez Mujica 1981-2001” (MBA), “Fragmento y universo” (Centro Cultural Corp Group, Caracas) y “Visiones del Fuego. Retrospectiva de los Premios Nacionales de las Artes del Fuego” (Galería Universitaria Braulio Salazar). Larzábal crea instalaciones y ensamblajes utilizando materiales de desecho, como cajas de cartón, grapas, arcilla, madera, tubos de vidrio e hilos de nylon, entre otros.